La inmunidad

la inmunidad

¬ŅQu√© es la inmunidad del cuerpo humano?

El cuerpo humano tiene la capacidad de resistir a casi todos los tipos de microorganismos o toxinas que tienden a da√Īar sus tejidos y √≥rganos. Reconoce los materiales extra√Īos que penetran en su interior e intenta eliminarlos antes de que provoquen da√Īo. Esta capacidad de defensa se llama inmunidad. Para defenderse frente a las infecciones, los animales disponen de dos estrategias b√°sicas: utilizan barreras pasivas para impedir que los agentes pat√≥genos penetren en su organismo, y atacan activamente a los pat√≥genos que han conseguido entrar y alojarse en sus tejidos. Para eliminar a un microorganismo invasor, el hu√©sped debe ser capaz de distinguirlo de sus propias c√©lulas, con el fin de no perjudicar a sus propios tejidos, despu√©s debe neutralizarlo o destruirlo y, por √ļltimo, debe eliminar los restos de modo que no le perjudiquen.

Las barreras pasivas son la piel y las mucosas. La primera barrera que encuentran los microorganismos es la piel. La epidermis estratificada y queratinizada forma una barrera física eficaz frente a la entrada de microorganismos. Además, las secreciones de las glándulas sudoríparas y sebáceas inhiben el crecimiento de bacterias en la superficie cutánea. Cuando la piel se rompe por una abrasión o una quemadura, la infección puede convertirse en un problema importante.

Las mucosas o membranas que tapizan una cavidad corporal que se abre directamente al exterior y, por tanto, recubren interiormente los sistemas digestivo, respiratorio, urinario y reproductor, son menos resistentes que la piel pero constituyen tambi√©n una barrera eficaz frente a la invasi√≥n de microorganismos. La mucosa del tubo digestivo superior est√° protegida por lisozima (enzima bactericida) y por anticuerpos del tipo inmunoglobulinas A (IgA) secretados por las gl√°ndulas salivares, las secreciones √°cidas de la mucosa del est√≥mago destruyen numerosas bacterias, la mucosa del intestino posee gl√°ndulas que secretan una capa de moco que, adem√°s de lubrificar el paso de los alimentos, protege el epitelio frente a las infecciones. Adem√°s, la luz intestinal contiene una poblaci√≥n de bacterias que no resulta pat√≥gena para el hombre y confiere al organismo una l√≠nea adicional de defensa, ya que la flora bacteriana normal compite con los pat√≥genos por los nutrientes y, al mismo tiempo, secreta factores inhibidores para destruir a los invasores. A nivel respiratorio, la barrera se debe a la presencia de pelos en la nariz y cilios en la mucosa respiratoria as√≠ como de macr√≥fagos alveolares y a la existencia de una gruesa capa de moco que atrapa numerosas bacterias y virus, impidiendo que se adhieran a las c√©lulas subyacentes y luego es eliminado por expectoraci√≥n. A nivel de la vagina es protectora su secreci√≥n natural, a nivel del tracto urinario se produce regularmente un l√≠quido est√©ril con capacidad limpiadora y a nivel de los ojos, su superficie externa est√° ba√Īada por un l√≠quido procedente de las gl√°ndulas lagrimales que elimina los materiales extra√Īos y contiene lisozima. Otras secreciones naturales como el semen y la leche tambi√©n contienen anticuerpos y sustancias bactericidas.

Si los agentes patógenos han conseguido entrar en el organismo a pesar de las barreras pasivas, el ataque activo a los mismos es realizado por los procesos inmunitarios del organismo, que son llevados a cabo por el sistema inmune que es una red compleja de órganos, células y proteínas circulantes.

  • Los principales √≥rganos del sistema inmune son la m√©dula √≥sea, el timo, el bazo, los ganglios linf√°ticos y los tejidos linfoides asociados con las mucosas que revisten el tubo digestivo y las v√≠as respiratorias (tejido linfoide asociado a mucosas o MALT). A todos estos √≥rganos se les conoce colectivamente como √≥rganos linfoides. Podemos definir, pues, al tejido linfoide como un tejido disperso por el organismo en forma de √≥rganos, ac√ļmulos o infiltrados y que est√° especializado en la producci√≥n, la maduraci√≥n y el almacenamiento de las c√©lulas que act√ļan en la inmunidad.
  • Las c√©lulas del sistema inmune incluyen los leucocitos, los mastocitos y los macr√≥fagos
  • Las prote√≠nas del sistema inmune son los anticuerpos, las citoquinas, el grupo de prote√≠nas que constituyen el sistema del complemento, los interferones y las prote√≠nas de fase aguda.

Ahora bien, antes de que el organismo pueda atacar a los invasores, necesita conocer la diferencia entre sus propias c√©lulas y las de los invasores. Se sabe que las c√©lulas de los mam√≠feros poseen marcadores de superficie y su sistema inmune puede reconocer estos marcadores y, por tanto, distinguir las c√©lulas propias de las de los invasores. Las prote√≠nas que identifican a las c√©lulas propias del organismo constituyen el complejo principal de histocompatibilidad (Major Histocompatibility Complex = MHC, siglas en ingl√©s) (llamado tambi√©n, aunque no es correcto, sistema HLA). Hay 3 grupos de prote√≠nas del MHC. Las prote√≠nas del grupo MHC-I son prote√≠nas de membrana integrales, que se encuentran en todas las c√©lulas con n√ļcleo del organismo y en las plaquetas (pero no en los hemat√≠es). Las prote√≠nas del grupo MHC-II se encuentran en los linfocitos B, los macr√≥fagos y los monocitos, y las prote√≠nas del grupo MHC-III incluyen el sistema del complemento que interviene en la defensa del organismo.

Por su parte, cada microorganismo o toxina invasores contiene unas mol√©culas o parte de mol√©culas, que son las que generan la respuesta inmune porque son reconocidas como extra√Īas al organismo y son los llamados ant√≠genos. Casi siempre son mol√©culas situadas en la membrana de los invasores o de c√©lulas infectadas o de c√©lulas neopl√°sicas o de c√©lulas de un transplante no compatible.

Tipos de inmunidad

Hay dos tipos de inmunidad:

  1. Inmunidad innata o inespecífica: debida al sistema inmune natural que se ocupa de procesos generales de defensa que no son específicos para un determinado invasor.
  2. Inmunidad adquirida o especifica: debida al sistema inmune adaptativo que forma anticuerpos y linfocitos activados que atacan y destruyen los organismos o toxinas da√Īinos, de un modo espec√≠fico. Teniendo en cuenta el diferente modo de actuar de los linfocitos T y B en el proceso inmunitario espec√≠fico, podemos decir que hay dos tipos de inmunidad adquirida o espec√≠fica:
    • Inmunidad humoral o inmunidad debida a los anticuerpos circulantes. Se llama as√≠, porque son estas prote√≠nas las que llevan a cabo el proceso inmune espec√≠fico.
    • Inmunidad celular o inmunidad debida a los linfocitos T. Se llama as√≠, porque son estas c√©lulas las que llevan a cabo el proceso inmune espec√≠fico.

Inmunidad innata o inespecífica. Sistema inmune natural

Es una inmunidad inespecífica desarrollada ya desde el nacimiento. Se debe al sistema inmune natural que consiste en 4 tipos de células y 3 clases de proteínas.

Las células del sistema inmune natural son las células inmunes inespecíficas. Son: fagocitos (neutrófilos y macrófagos), linfocitos natural killers (NK), mastocitos y eosinófilos.

Las 3 clases de proteínas del sistema inmune natural son: el sistema del complemento, los interferones y las proteínas de fase aguda.

Inmunidad innata o inespecífica. Células inmunes inespecíficas

Las células inmunes inespecíficas son los fagocitos, los linfocitos natural killers, los eosinófilos y los mastocitos.

Los fagocitos son los granulocitos neutr√≥filos y los macr√≥fagos. La fagocitosis solamente se desencadena cuando los receptores de la superficie celular del fagocito se unen a la bacteria o part√≠cula que va a ser fagocitada. Tanto neutr√≥filos como macr√≥fagos poseen un amplio repertorio de receptores de superficie. Por ejemplo, la part√≠cula o bacteria, puede estar cubierta por mol√©culas de un anticuerpo (a lo que se llama opsonizaci√≥n del agente extra√Īo, proceso por el que es reconocido), con la porci√≥n Fc hacia afuera. Los receptores del fagocito reconocen y se unen a estas porciones Fc situadas en la superficie externa de la part√≠cula o bacteria invasora. A continuaci√≥n, el fagocito emite pseud√≥podos alrededor de la part√≠cula. La expansi√≥n de los pseud√≥podos est√° guiada por el contacto entre la part√≠cula y la superficie del fagocito.

Los pseud√≥podos se cierran alrededor de la part√≠cula y forman un fagosoma o ves√≠cula conteniendo la part√≠cula. Los fagosomas se unen con los lisosomas formando los fagolisosomas que digieren el material fagocitado y transportan los materiales √ļtiles al citoplasma del fagocito. El material que no puede digerirse permanece en el fagocito constituyendo un cuerpo residual o es expulsado fuera. En el caso de los macr√≥fagos, una parte de las prote√≠nas de la part√≠cula extra√Īa, no resulta fagocitada sino que se combina con glucoprote√≠nas de la membrana del macr√≥fago y queda insertada en la misma, es lo que se llama presentaci√≥n de un ant√≠geno por parte del macr√≥fago (que es, por tanto, una c√©lula presentadora de ant√≠genos = APC, siglas en ingl√©s). De este modo la prote√≠na extra√Īa queda expuesta a la exploraci√≥n por parte de los linfocitos T colaboradores que entonces pueden indicar al sistema inmune que aumente la producci√≥n de anticuerpos espec√≠ficos contra esa part√≠cula o bacteria.

Los granulocitos neutr√≥filos contienen gr√°nulos cargados de sustancias nocivas para los invasores. Los neutr√≥filos son capaces de pasar desde la sangre a los espacios intercelulares por diapedesis y fagocitar bacterias o part√≠culas extra√Īas. Los neutr√≥filos contin√ļan ingiriendo microorganismos hasta que las sustancias t√≥xicas liberadas por √©stos los matan. Lo que suele suceder despu√©s que un neutr√≥filo ha fagocitado un n√ļmero determinado de bacterias. Enseguida los macr√≥fagos fagocitan a los neutr√≥filos muertos.

Los macrófagos se liberan a la sangre como monocitos. Los monocitos se forman en la médula ósea a partir de las unidades formadoras de granulocitos-monocitos. Circulan por la sangre unos dos días y después emigran a los tejidos en donde maduran y se convierten en macrófagos que, cuando son activados, son fagocitos mucho más poderosos que los neutrófilos.

Fagocitan mayor cantidad de part√≠culas y de mayor tama√Īo y, adem√°s, son c√©lulas presentadoras de ant√≠genos a los linfocitos T colaboradores. Los macr√≥fagos tambi√©n pueden morir en el proceso de fagocitosis pero no suele suceder porque el macr√≥fago es capaz de expulsar los productos residuales de la destrucci√≥n del agente fagocitado y por tanto puede continuar ejerciendo su funci√≥n por semanas, meses o a√Īos.

Los linfocitos natural killers (NK) no tienen las características ni de los linfocitos T ni de los linfocitos B. A diferencia de éstos, no tienen el marcador CD3 en su superficie. Reconocen células infectadas por virus o células neoplásicas probablemente por marcadores modificados de la superficie de estas células enfermas. Los virus carecen de capacidad para reproducirse por sí mismos, de modo que utilizan la maquinaria genética de las células del organismo para hacer copias de sí mismos. Por esto es importante que las células infectadas por un virus, sean destruidas antes de que el virus tenga tiempo de reproducirse, matar a la célula huésped e infectar a las células vecinas. Cuando un linfocito NK ha reconocido un objetivo (una célula afectada), entonces se activa y se pega a la célula enferma. Vacía en el interior de la célula enferma el contenido de sus gránulos con lo que la célula enferma muere, impidiendo la replicación del virus.

Los granulocitos eosin√≥filos son fagocitos, es decir, que son capaces de ingerir part√≠culas extra√Īas s√≥lidas, y parecen desempe√Īar un papel importante frente a infecciones por helmintos. Como estos microorganismos son demasiado grandes para ser fagocitados por una sola c√©lula, los eosin√≥filos secretan unas prote√≠nas que atacan la membrana externa de los par√°sitos y los inactivan o los destruyen. La infecci√≥n por par√°sitos determina una sobreproducci√≥n mantenida de eosin√≥filos.

Tambi√©n pueden funcionar para localizar y anular el efecto destructivo de las reacciones al√©rgicas, causado por la liberaci√≥n de sustancias contenidas en los gr√°nulos de los mastocitos (como la histamina), mediante la producci√≥n de un factor que inhibe la desgranulaci√≥n de los mastocitos. Los eosin√≥filos son atra√≠dos hasta los lugares de inflamaci√≥n por unas sustancias qu√≠micas liberadas por los mastocitos. De modo que la exposici√≥n de individuos al√©rgicos a su al√©rgeno, provoca un aumento transitorio del n√ļmero de eosin√≥filos (eosinofilia).

Los mastocitos proceden de los granulocitos basófilos, una vez emigran desde la sangre a los tejidos. Tanto los basófilos como los mastocitos tienen receptores de membrana específicos para la inmunoglobulina E (IgE) que es producida por células plasmáticas como respuesta a alérgenos. El contacto con un alérgeno resulta en una rápida secreción de los gránulos de estas células, con lo que se libera histamina y otros mediadores vasoactivos y se produce una reacción de hipersensibilidad que puede la causante de rinitis, algunas formas de asma, urticaria y anafilaxia. Secretan también sustancias que atraen a los eosinófilos a los lugares de inflamación

Inmunidad innata o inespecífica. Proteínas inmunes inespecíficas

Las proteinas inmunes inespecíficas son el sistema del complemento, los interferones y las proteínas de fase aguda.

El sistema del complemento es el nombre que se da a un grupo de unas 20 proteinas plasm√°ticas, normalmente inactivas, relacionadas con el control de las infecciones, en especial las causadas por bacterias y hongos. Estas prote√≠nas pueden pasar habitualmente de los capilares a los tejidos y son enzimas que pueden ser activados de un modo secuencial o por la superficie de la bacteria o por un complejo ant√≠geno-anticuerpo. El principal componente del sistema del complemento es el complemento C3 que puede ser activado por la v√≠a cl√°sica o por la v√≠a alternativa. La v√≠a cl√°sica comienza al reaccionar el ant√≠geno (Ag) de la membrana del microorganismo con su anticuerpo (Ac) espec√≠fico, de modo que la membrana del microorganismo queda recubierta por los anticuerpos. La v√≠a alternativa no necesita la reacci√≥n Ag-Ac. Sucede porque grandes mol√©culas de las membranas de algunos microorganismos activan por s√≠ mismas el sistema del complemento, produci√©ndose los mismos efectos que en la v√≠a cl√°sica, sin necesidad de utilizar anticuerpos. Como no requiere la interacci√≥n Ag-Ac es una de las primeras l√≠neas de defensa contra los invasores. Una vez activado el complemento C3, se generan dos fracciones del complemento C3. Una fracci√≥n se llama C3b y se une a la superficie de las bacterias facilitando su lisis (o muerte de la bacteria) o su reconocimiento (opsonizaci√≥n) y fagocitosis por los fagocitos. La otra fracci√≥n, m√°s peque√Īa, se llama C3a e interviene en la respuesta inflamatoria del organismo. Un grupo de prote√≠nas del complemento forma el MAC (complejo de ataque de membrana) por el que perforan la c√©lula invasora y la matan.

Los interferones son unas proteínas de muchos tipos diferentes, que son producidas por las células al ser infectadas por un virus, y secretadas después al líquido intersticial. Los interferones, entonces, se unen a receptores de la superficie de las células vecinas que responden reduciendo su tasa de traducción del RNA mensajero. La célula infectada queda, así, rodeada por una capa de células que no pueden replicar el virus, de modo que se forma una barrera que impide la diseminación de la infección. A continuación, los linfocitos NK buscan y destruyen las células infectadas.

Las prote√≠nas de fase aguda son un grupo de proteinas plasm√°ticas sintetizadas por el h√≠gado y cuya concentraci√≥n aumenta durante una infecci√≥n. Incluyen, entre otras, la proteina C reactiva y la proteina de uni√≥n a la manosa. Ambas se unen a la superficie de los microorganismos invasores, constituyendo el proceso llamado opsonizaci√≥n por el que se√Īalan a los invasores para que puedan ser reconocidos por los fagocitos. Hay que recordar que, tambi√©n, la fracci√≥n C3b del complemento y los anticuerpos opsonizan microorganismos extra√Īos. Los fagocitos, entonces, son capaces de reconocer los microorganismos opsonizados y fagocitarlos. La opsonizaci√≥n es un medio de facilitar el reconocimiento de los invasores por los fagocitos.

Inmunidad adquirida o específica. Sistema inmune adaptativo

La inmunidad adquirida o específica es una inmunidad que se va desarrollando a lo largo de la vida. La inmunidad adquirida, al contrario de la innata, no se desarrolla hasta después de la primera invasión de un microorganismo o una toxina.

Nuestro organismo tiene un sistema inmune especial específico para combatir los diferentes agentes infecciosos y tóxicos. Sabemos que, aunque la primera exposición a un microorganismo, causante de una determinada enfermedad, da lugar a esa enfermedad (la varicela, por ejemplo), una exposición posterior no da lugar a esa enfermedad (o la produce pero con unos síntomas mínimos). Esta resistencia es específica para una determinada infección, lo que significa que una infección por el virus de la varicela no protege frente a una infección por el virus del sarampión, por ejemplo. Es decir, que el sistema inmune adaptativo tiene dos características importantes:

  1. la resistencia a una infecci√≥n se adquiere por la exposici√≥n a un determinado microorganismo invasor y persiste muchos a√Īos, incluso toda la vida
  2. la resistencia es específica para cada microorganismo. Se dice, pues, que la resistencia a una infección es específica y tiene memoria. Estas 2 características diferencian al sistema inmune adaptativo del sistema inmune natural.

Las células del sistema inmune adaptativo son los linfocitos.

Las proteínas del sistema inmune adaptativo son los anticuerpos y las citoquinas.

Los linfocitos son las células inmunes específicas. Hay 2 tipos de linfocitos, los linfocitos B y los linfocitos T, que se forman en la médula ósea como células inmaduras. Después tienen que madurar para hacerse inmunocompetentes. Los linfocitos B maduran y se vuelven inmunocompetentes en la médula ósea. Los linfocitos T maduran y se vuelven inmunocompetentes en el timo.

Los linfocitos son estimulados por ant√≠genos extra√Īos que se unen a sus receptores de superficie. Cada uno de los linfocitos que tenemos responde solamente a un ant√≠geno.

Cuando resultan estimulados, proliferan por mitosis hasta formar una población de linfocitos iguales, con la misma especificidad (una clona o colonia de linfocitos activados). Algunos linfocitos de la clona son los que realizan la función inmunológica específica y otros linfocitos de la clona permanecen como linfocitos de memoria, que serán capaces de responder con mucha más rapidez e intensidad a una situación similar en el futuro.

Los linfocitos circulan constantemente por los diferentes tejidos del organismo para buscar invasores. Se adhieren a la pared de los capilares y luego se deslizan entre las células endoteliales para alcanzar las células del tejido. De los tejidos pasan a los ganglios linfáticos, en donde entran por los vasos linfáticos aferentes, atraviesan los ganglios linfáticos, salen por los vasos linfáticos eferentes y regresan a la sangre por el conducto torácico. En los ganglios linfáticos y tejido linfoide, existen clonas de linfocitos B y T esperando a los antígenos que atraviesan esos tejidos.

Modo de acción de los linfocitos B

Cuando se pone en contacto con un antígeno, el linfocito B específico para ese antígeno, que tiene receptores en su membrana que reconocen ese antígeno y que se encuentra en el tejido linfoide, se multiplica de inmediato y forma una clona de linfocitos B específicos para ese antígeno. Una parte de estos linfocitos B específicos, se transformará en las células plasmáticas, que elaborarán los anticuerpos específicos para ese antígeno a toda velocidad.

Estos anticuerpos son recogidos en la linfa y transportados a la sangre circulante. Este proceso de fabricación de anticuerpos dura varios días hasta la muerte de las células plasmáticas. Las células plasmáticas secretan grandes cantidades de anticuerpos, unas 2000 moléculas de anticuerpo por segundo, por cada segundo de los pocos dias que vive la célula plasmática.

Otra parte de estos linfocitos B espec√≠ficos no se transforman en c√©lulas plasm√°ticas sino que forman un gran n√ļmero de nuevos linfocitos B, similares al linfocito B original espec√≠fico, que tambi√©n circular√°n por todo el cuerpo y se depositar√°n en el tejido linfoide pero conservando la memoria del ant√≠geno que los activ√≥, son los linfocitos B de memoria. Estos linfocitos B de memoria est√°n inmunol√≥gicamente inactivos hasta que vuelvan a ser activados nuevamente por el mismo ant√≠geno espec√≠fico. Es decir, que los linfocitos B de memoria permanecen en reserva en el tejido linfoide, hasta que son contactados por el mismo ant√≠geno que provoc√≥ su formaci√≥n. Entonces, de un modo muy r√°pido, los linfocitos B de memoria se convierten en c√©lulas plasm√°ticas que enseguida comienzan a secretar anticuerpos, con lo que su respuesta ser√° m√°s r√°pida y potente que la primera vez.

Tipos de anticuerpos y modo de acción

Todos los anticuerpos son proteínas de la clase globulinas que reciben el nombre de inmunoglobulinas (Ig) y son producidos por las células plasmáticas. Cada molécula de anticuerpo está formada por cadenas de aminoácidos, dos cadenas largas o pesadas, idénticas entre sí, y dos cadenas cortas o ligeras, también idénticas entre sí. Las cadenas pesadas y ligeras están unidas de tal modo que la molécula de anticuerpo tiene forma de Y. Las zonas de la molécula de anticuerpo que se unen al antígeno están formadas por parte de una cadena pesada y parte de una cadena ligera, situadas en los extremos de cada una de las patas de la

Y, de modo que cada mol√©cula de anticuerpo posee dos sitios id√©nticos para unirse al ant√≠geno, que constituyen la parte variable de la mol√©cula (porque es diferente y √ļnica para cada anticuerpo) y es la que le da especificidad al anticuerpo. La parte constante de la mol√©cula de anticuerpo es el tallo de la Y y se llama regi√≥n Fc y es com√ļn a las inmunoglobulinas de cada clase.

Se han identificado 5 clases de anticuerpos: IgA, IgD, IgM, IgE y IgG. Las IgG o gammaglobulinas son las m√°s numerosas y constituyen el 75% de los anticuerpos de una persona normal.

La IgA es la inmunoglobulina que se encuentra en secreciones como la saliva, la bilis o el calostro.

La IgD act√ļa como receptor de superficie en los linfocitos B, junto con la IgM.

La IgM act√ļa como receptor de superficie en los linfocitos B, junto con la IgD. Los linfocitos B tienen estos receptores inmunoglobulinas en su membrana, con la parte variable hacia fuera, para poder reconocer el ant√≠geno. Tambi√©n, la IgM es el primer anticuerpo que se produce durante el desarrollo y durante la respuesta inmune primaria y activa el sistema del complemento.

La IgE se une a los receptores Fc que están en los mastocitos y en los basófilos, con lo que facilitan la respuesta inflamatoria frente a un antígeno.

La IgG, llamada tambi√©n gammaglobulina, es la inmunoglobulina m√°s abundante del plasma. Es capaz de cruzar la membrana placentaria con lo que suministra anticuerpos al feto para protegerle mientras est√° en el √ļtero y durante algunos meses despu√©s del parto.

Los anticuerpos se unen a los ant√≠genos especificos mientras estan circulando por los l√≠quidos o los tejidos corporales. Los anticuerpos tienen lugares de combinacion espec√≠ficos para los antigenos. Las mol√©culas de los ant√≠genos tienen peque√Īas regiones en sus superficies que est√°n dise√Īadas para coincidir en los lugares de combinaci√≥n de una mol√©cula de anticuerpo, como una llave en su cerradura. Cuando el anticuerpo se une al antigeno, forma un complejo antigeno-anticuerpo (complejo Ag-Ac). Este complejo puede actuar de diversas maneras para inutilizar el ant√≠geno o la c√©lula en la que se encuentra el ant√≠geno:

  • Si el ant√≠geno es una toxina, queda inutilizada al quedar inclu√≠da en el complejo Ag-Ac
  • Si los ant√≠genos pertenecen a una membrana de una c√©lula extra√Īa, cuando los anticuerpos se combinan con ellos, los complejos Ag-Ac resultantes pueden aglutinar (agrupar) a las c√©lulas enemigas. Entonces los macrofagos las destruyen ya que pueden fagocitan grupos de c√©lulas aglutinadas.
  • Ciertas partes del anticuerpo (la parte Fc) sirven de se√Īal (opsonizaci√≥n) para que los fagocitos reconozcan y se unan a los invasores y los fagociten.
  • Activan el sistema del complemento: cuando el ant√≠geno se combina con el anticuerpo, se pone en marcha la activaci√≥n de la cascada del complemento que acaba con la muerte de la c√©lula que tiene estos complejos Ag-Ac en su membrana.
  • Cuando los virus est√°n cubiertos por anticuerpos, no pueden invadir las c√©lulas del organismo con lo que se impide que proliferen.

Modo de acción de los linfocitos T

Igual que sucede con los linfocitos B, cuando un linfocito T del tejido linfoide, sea citot√≥xico o colaborador, se expone a un ant√≠geno espec√≠fico, prolifera y da lugar a gran n√ļmero de c√©lulas T activadas (clonas o colonias de linfocitos T espec√≠ficos para ese ant√≠geno) tanto clonas de linfocitos T citot√≥xicos como clonas de linfocitos T colaboradores. Una parte de cada clona forma un gran n√ļmero de nuevos linfocitos T, similares al linfocito T espec√≠fico original, que tambi√©n circular√°n por todo el cuerpo y se depositar√°n en el tejido linfoide pero conservando la memoria del ant√≠geno que los activ√≥, son los linfocitos T de memoria que favorecer√°n una respuesta m√°s r√°pida, en una segunda exposici√≥n al mismo ant√≠geno.

Otra parte de cada clona dará lugar a los linfocitos T que responden directamente a la infección, o bien los linfocitos T colaboradores, si la clona está compuesta por este tipo de linfocitos, o bien los linfocitos T citotóxicos, si la clona es de este tipo de linfocitos.

Los linfocitos T citot√≥xicos (CD8) son activados por c√©lulas cuya estructura qu√≠mica se ha alterado, como puede ser una c√©lula neopl√°sica o una c√©lula infectada, por un virus o por una bacteria intracelular (bacilo tuberculoso) o una c√©lula transplantada no compatible. Cuando las c√©lulas son infectadas, dentro de su citoplasma se producen p√©ptidos extra√Īos. Estos p√©ptidos forman complejos con prote√≠nas MHC-I y se insertan en la membrana plasm√°tica de la c√©lula enferma y pueden ser reconocidos por los linfocitos T citot√≥xicos espec√≠ficos. El complejo MHC-I expone el p√©ptido extra√Īo al linfocito T citot√≥xico, es decir, se√Īala a la c√©lula patol√≥gica, para que el linfocito T pueda destruirla. Los linfocitos T citot√≥xicos utilizan unas prote√≠nas llamadas perforinas, con las que abren agujeros en las membranas de las c√©lulas que atacan, de modo que √©stas mueren.

Los linfocitos T colaboradores (CD4) identifican a las c√©lulas portadoras de mol√©culas MHC-II que son los linfocitos B y los macr√≥fagos. Despu√©s de sufrir fagocitosis por el macr√≥fago o endocitosis por el linfocito B, fragmentos de ant√≠geno forman complejos con las prote√≠nas MHC-II y se insertan en la membrana plasm√°tica de los linfocitos B y los macr√≥fagos (que, por ello, se llaman c√©lulas presentadoras de ant√≠genos), con lo que pueden ser reconocidos por los linfocitos T colaboradores. Entonces estos linfocitos T segregan citoquinas o tipos de prote√≠nas que estimulan a esos linfocitos B y macr√≥fagos. Los linfocitos B proliferan con lo que aumentan el tama√Īo de una clona concreta y la cantidad de anticuerpo secretado y los macr√≥fagos estimulados activan sus mecanismos de destrucci√≥n.

Debido a que los linfocitos T-CD4 estimulan a los linfocitos T citotóxicos, los linfocitos B, y los macrófagos de todo el organismo, se les puede considerar como los principales reguladores de las funciones inmunes. Así que una alteración de los linfocitos T-CD4, como sucede en el SIDA, comporta una alteración global de la inmunidad.

¬ŅQu√© es la vacunaci√≥n?¬† y en que fen√≥menos en los que se basa

La vacunación es un procedimiento para prevenir las enfermedades infecciosas basándose en el comportamiento de la inmunidad adquirida. Se trata de un procedimiento de inmunización activa porque se induce al organismo a producir los anticuerpos adecuados contra un antígeno específico que ha sido administrado al organismo de un modo voluntario.

En el proceso inmunitario específico, ante la primera exposición a un antígeno, se produce la respuesta primaria. A partir de un linfocito B específico, se producen los linfocitos B de memoria y las células plasmáticas y los anticuerpos específicos.

Después de una segunda o más exposiciones al mismo antígeno, se produce la respuesta secundaria que es más rápida que la primaria ya que existen millones de linfocitos B de memoria que responden rápidamente puesto que reconocen el antígeno.

Para conseguir la inmunidad ante un proceso infeccioso y, por tanto, prevenir su aparición, se utilizan diversos procedimientos para poner en contacto el sistema inmunitario de la persona con el antígeno que desencadenará la respuesta inmunitaria. De este modo, cuando se produzca la infección natural, el organismo ya poseerá millones de linfocitos B de memoria y, por tanto, responderá rápidamente a la infección. Ya estará preparado para dar la respuesta secundaria que es más rápida e intensa que la primaria.

  • Una persona puede ser vacunada al inyectarle organismos muertos que ya no son capaces de causar enfermedad pero que mantienen los ant√≠genos. Se utiliza este procedimiento para prevenir enfermedades bacterianas como la fiebre tifoidea, la tosferina, la difteria y otras.
  • Tambi√©n puede conseguirse inmunidad contra toxinas que han sido tratadas de modo que su naturaleza t√≥xica ha sido destruida, aunque sus ant√≠genos permanecen intactos. Se usa este procedimiento para prevenir enfermedades t√≥xicas como el t√©tanos o el botulismo.
  • Una persona puede ser vacunada al inyectarle organismos vivos que han sido atenuados por cultivos especiales o por pases a trav√©s de diversos animales. De modo que no causan la enfermedad pero transportan los ant√≠genos espec√≠ficos. Se usa para proteger contra enfermedades virales como la poliomielitis, la fiebre amarilla, el sarampi√≥n, la viruela…
También te puede interesar: